FAQ

La tecnología patentada Bristle Blaster® permite eliminar en profundidad corrosión y revestimientos con gran rapidez. Al mismo tiempo genera un nivel de preparación de la superficie comparable a Sa 2½ - Sa 3 y una profundidad de rugosidad de hasta 120 µm.

Ejemplo: Sobre un tubo de acero API 5L X42 con un grado de oxidación D se obtuvo una profundidad de rugosidad de 65 - 83 µm.

La velocidad de funcionamiento del Bristle Blaster® depende de los siguientes factores:

  • Dureza y naturaleza del material de base
  • Grado de oxidación dado (A, B, C, D)
  • Revestimientos existentes (tipo, espesor de la capa)
  • Capa de cascarilla
  • Restos de productos adhesivos

Ejemplo: Sobre un tubo de acero API 5L X42 con un grado de oxidación D se alcanzó una velocidad de funcionamiento de 1,1 m2 por hora.

La vida útil promedio de una cinta Bristle Blaster® es de aproximadamente una hora, lo que equivale aproximadamente a 1 – 1,5 m2 de la superficie. Las superficies con corrosión ligera pueden tratarse a una velocidad de 1,1 m2 por hora. En algunas aplicaciones, por ejemplo en la preparación de la superficie en cordones de soldadura lisos, sin recubrimiento, acero de construcción, etc., se ha experimentado una vida útil uniforme de las cintas Bristle Blaster® de hasta 3 m2.

Estimamos que una barra aceleradora y un adaptador deben cambiarse después de haber usado aproximadamente. 50 cintas Bristle Blaster®.

Los siguientes factores afectan al índice de desgaste:

  • Dureza y calidad del material base.
  • Condiciones reales del sustrato en el que debe aplicarse el tratamiento, como el grado de corrosión (A, B, C, D).
  • Recubrimientos aplicados (tipo, espesor, dureza).
  • Capa de cascarilla.
  • Residuos de adhesivo.
  • Forma de la superficie.
  • Manejo correcto de la herramienta por parte del operador.

Las cintas Bristle Blaster® de acero fino se utilizan exclusivamente para el tratamiento de metales no ferrosos, como el aluminio o el acero fino. En combinación con las barras aceleradoras de acero fino adecuadas, las cintas evitan la contaminación de la superficie a tratar y la corrosión de contacto resultante.

No, las cintas Bristle Blaster® solo funcionan con los equipos de accionamiento Bristle Blaster® neumático o eléctrico. Estos aparatos disponen de una barra aceleradora que multiplica la energía cinética de las cerdas metálicas. Además, los equipos han sido especialmente concebidos para su uso con cintas Bristle Blaster® en lo que se refiere a las revoluciones por minuto y el momento. Solo de este modo se puede alcanzar el efecto de las cintas Bristle Blaster®.

El regulador de presión de aire incluido en el set garantiza la presión adecuada para el funcionamiento y con ello, la velocidad de rotación del Bristle Blaster®. Si esta velocidad es demasiado elevada, las puntas de las cerdas no pueden impactar de forma individual sobre el material de base, sino que se limitan a arañar la superficie sin llegar a crear un perfil de rugosidad. Los reguladores de presión de aire suministrados en el set garantizan la presión de funcionamiento óptima para nuestra tecnología: 6,2 bares para las cintas de 23 mm y 5,2 bares para las cintas de 11 mm.

Neumático

El motor de aire comprimido del Bristle Blaster® neumático tiene que ser lubricado antes de cada uso. Para ello basta con aplicar un par de gotas de aceite en la conexión al aire comprimido. Una lubricación adecuada proporciona una mayor durabilidad de las herramientas y es la condición imprescindible para poder reclamar las prestaciones de la garantía.

Eléctrico

Los trabajos de mantenimiento de esta herramienta solo pueden ser llevados a cabo por especialistas formados para las reparaciones de herramientas eléctricas u otros especialistas en herramientas. Antes de llevar a cabo cualquier trabajo de mantenimiento, cerciórese siempre de que la herramienta está apagada y no está conectada a la red eléctrica.

Limpie la carcasa del motor después de cada uso y libere el ventilador de polvo aplicándole el chorro de aire comprimido.

Si una de las cintas Bristle Blaster® se rasga por la costura, probablemente es debido a que ha sido utilizada con un adaptador desgastado. Con el tiempo, se crea un perfil afilado en el adaptador, allí donde se unen las dos mitades. Estos cantos afilados pueden cortar la costura y dañar la cinta. Por eso se recomienda cambiar los adaptadores tras aproximadamente 50 horas de uso.

El manejo adecuado es condición imprescindible para el buen funcionamiento de la tecnología Bristle Blaster®. Encontrará las indicaciones correspondientes en el manual de usuario que se incluye en el maletín de la herramienta. Recomendamos además que vea nuestro vídeo para el usuario.

La tecnología Bristle Blaster® requiere de una cierta metodología de trabajo que nos gustaría presentarle en un ciclo de formación en el producto.

Nuestra tecnología patentada Bristle Blaster® se distribuye por todo el mundo a través de una red de importadores. En Alemania servimos al mercado nosotros mismos. Nuestra filial MONTI Tools Inc. en Houston se ocupa del mercado norteamericano.

Independientemente de dónde adquiera su Bristle Blaster®, le espera un socio competente que, además de la formación obligatoria en el producto, le ofrecerá un excepcional servicio posventa personal.

Encontrará más información en el punto Centros de distribución.

El Bristle Blaster® y el MBX® utilizan dos tecnologías diferentes y no son compatibles entre sí.

La tecnología patentada de Bristle Blaster® permite eliminar en profundidad corrosión y revestimientos con gran rapidez. Al mismo tiempo, genera un nivel de preparación de la superficie comparable a Sa 2½ - Sa 3 y una profundidad de rugosidad de hasta 120 µm en una superficie de acero adecuada.

El MBX® fue concebido para su uso en talleres automovilísticos y talleres de lacado. Su amplio surtido de cintas se utiliza para la realización de diversas tareas, como la eliminación de la protección de los bajos del coche, de masa de sellado, y de óxido y laca en la carrocería.